julio 9, 2021

La perspectiva de utilizar insectos como fuente de proteínas para la alimentación animal es un concepto popular, pero ¿es una alternativa realista a la soja? Echamos un vistazo a algunas de las consideraciones prácticas para la industria de piensos y por qué los piensos acuáticos pueden impulsar un mayor uso de proteínas de insectos.

Primero la ortografía: ¿es soja o soya? Sea lo que sea lo que prefiera, no hay forma de evitar el hecho de que la soya, como elegiremos para referirnos a ella aquí, es una fuente de alimento rica en proteínas altamente digeribles. Tanto es así que, según feedipedia.org, la soya representa dos tercios de la fuente mundial de proteínas para la alimentación animal.

La historia popular apunta a un comienzo más humilde del transporte mundial de soya cuando los marineros norteamericanos del siglo XIX que regresaban de viajes comerciales a China usaban frijoles como lastre económico para sus barcos. Más tarde, el uso de la soya para la alimentación y la agricultura en América del Norte se volvió más crítico durante la Segunda Guerra Mundial como fuente local de alimentos, piensos y aceite vegetal.

En la actualidad, países como América del Norte y Brasil han surgido no solo como totalmente autosuficientes en soya, sino como proveedores globales de una cadena de suministro ávida de proteínas. Para otros que dependen de las importaciones, las preocupaciones sobre el suministro eran un tema mucho antes de que la tensión actual en las cadenas de suministro causada por COVID 19 resaltara la fragilidad del suministro moderno de piensos.

Morten Gylling, asesor principal del Departamento de economía de alimentos y recursos de IFRO, CPH comenta: “Después de la Segunda Guerra Mundial, Europa nunca ha sido autosuficiente en proteínas para piensos, parece que Europa es mejor en la producción de almidón que en proteínas. La UE ha gastado importantes recursos para cambiar esto, pero sin éxito”.

 

¿Qué pasa con las alternativas proteicas?

En este contexto, el uso de insectos como fuente alternativa de proteínas es un tema cada vez más popular en la industria de los piensos, como lo confirma un vistazo a los sitios web de la industria. La organización europea de interés de la industria, la Plataforma Internacional de Insectos para Alimentos y Piensos (IPIFF) 1 tiene una gran cantidad de datos a favor de las proteínas de insectos, por ejemplo, los insectos pueden contener hasta un 82% de proteínas y tener un perfil de aminoácidos diverso. La cría de insectos podría limitar el requisito de uso de la tierra para la producción de alimentos para animales, liberando tierras para cultivar cultivos para el consumo humano. Además, los insectos pueden alimentarse de desechos orgánicos y pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria ganadera en un 50% para 2050.

“El alto contenido de proteína digestible en las larvas de insectos (en forma seca) las convierte en una potente solución para mejorar la autosuficiencia de proteínas en la alimentación animal”, afirma Joash Mathew, Gerente de Asuntos Científicos y Regulatorios de IPIFF. Agrega: “Los insectos como alimento tienen la ventaja de que ya forman parte de la dieta de los peces, aves o cerdos. Numerosos ensayos y estudios sobre el impacto de los insectos y sus ingredientes derivados en la tasa de conversión de alimentos (FCR) de los animales reflejan los resultados positivos asociados con su inclusión en las dietas de peces, aves o cerdos «.

La idea de la proteína de insectos claramente tiene impulso, sin embargo, al igual que con tantas buenas ideas, aparecen una serie de consideraciones prácticas cuando el caucho golpea la pista.

 

El costo de cambiar a un nuevo perfil nutricional

Una de las principales barreras para el uso de cualquier alternativa de proteína parece ser el perfil nutricional diferente y el costo de incorporar esto en la producción de alimentos, particularmente en el manejo de los elementos anti nutricionales.

Ioannis Mavromichalis, de Ariston Nutrition Consulting International, arroja luz sobre el aspecto nutricional del uso de cualquier alternativa a la soya. “Nutricionalmente, la harina de soya es el número uno por muchas razones. Es difícil reemplazarlo por su precio y perfil de aminoácidos, y cuando lo hacemos, tenemos problemas, principalmente por nuevos factores anti nutricionales, no por falta de nutrientes”, comenta. Como fuente alternativa de proteínas, los insectos son bajos en elementos anti nutricionales en comparación con la soya. Según un estudio de 20152: “Los insectos son ricos en proteínas, energía y lípidos y, a diferencia de los ingredientes vegetales, son pobres en fibra y en factores anti nutricionales. Aun así, después de muchos años de uso en la soya como fuente de proteínas para piensos, las características anti nutricionales son bien conocidas y se tienen en cuenta en las formulaciones de piensos utilizados en todo el mundo. Esto puede hacer que el reemplazo por nuevas fuentes, como los insectos, sea un negocio complicado y costoso.

Mavromichalis explica que, con suficiente tiempo y experiencia, la industria puede aprender a usar otras fuentes de proteínas, pero requerirá una inversión. “Si bien el reemplazo con otras fuentes de proteínas es posible, no se puede lograr a un costo de equilibrio en comparación con la soya. Creo que el problema del costo es el mayor obstáculo, no el aspecto nutricional”, concluye.

La cuestión de los costes es especialmente relevante cuando se trata de una producción animal más intensiva, donde los márgenes estrechos son lo más importante. Morten Gylling comenta: «En mi opinión, es difícil imaginar cómo podemos sustituir la cantidad de proanimateina de soya con las proteínas más exóticas» de cosecha propia «». Y agrega: «Producción orgánica y lácteos, sí, pero no producción monogástrica convencional (porcina) siempre que mantengamos el nivel actual de producción».

 

Política, legislación y COVID-19

A pesar del enfoque en los costos, pueden prevalecer problemas más importantes a largo plazo, por ejemplo, con las recientes amenazas a la continuidad de la cadena de suministro que llevan a la UE a esforzarse más para lograr el objetivo largamente deseado de la autosuficiencia de proteínas. “A largo plazo, Covid-19 podría ser una razón para optar por una menor importación de proteína (soya)”, concluye Gylling.

Los desarrollos que se inclinan a favor de una mayor inversión en insectos incluyen las discusiones cada vez más conflictivas entre los actores globales sobre quién tiene que comprarle a quién y cuánto. Las preocupaciones naturales sobre la deforestación del Amazonas en relación con la producción de soya y la presión sobre los recursos marinos utilizados en la alimentación de los peces también pueden influir a favor de las alternativas de proteínas en el campo de juego político.

Sin embargo, para que despegue la producción de proteínas de insectos, la legislación deberá ponerse al día. Por ejemplo, la legislación de la UE prohíbe el uso de proteínas derivadas de animales de granja para su uso en piensos para rumiantes y animales monogástricos. Comúnmente conocida como la «prohibición de los piensos» de la UE, la legislación se introdujo como reacción a la crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB). El riesgo de especies invasoras es otra consideración importante para la regulación del cultivo de insectos.

 

La perspectiva de control de calidad

Una consideración menos obvia, pero relevante, es el ángulo de control de calidad. En las últimas décadas, el uso de analizadores cada vez más fiables y fáciles de usar basados ​​en espectroscopia infrarroja se ha vuelto ampliamente utilizado en toda la industria de piensos para pruebas de rutina de parámetros clave como la proteína de muchos tipos de muestras, incluida la soya y la harina de soya que se utilizan en tantas formulaciones de piensos hoy.

Al igual que con los problemas más importantes, la inversión existente en la soya como proteína primaria ha asegurado que se marque firmemente en los programas de control de calidad y las operaciones analíticas. Las pruebas con instrumentos infrarrojos requieren la recopilación de datos tanto del análisis de referencia como de los tipos de muestra involucrados para construir calibraciones que reflejen las variaciones naturales en las muestras, por ejemplo, durante diferentes temporadas de cultivo y condiciones de cosecha. Las pruebas generalizadas de insectos utilizando analizadores existentes requerirán un nuevo comienzo en términos de desarrollo de calibraciones que implican, por ejemplo, la inversión en la recopilación de diferentes tipos de insectos y pruebas de referencia que requieren mucha mano de obra para construir el conjunto de datos requerido.

Los nuevos tipos de muestras pueden ser difíciles de medir, por ejemplo, con concentraciones más pequeñas de parámetros medidos y la descomposición y el secado natural de los insectos cosechados antes de que pasen al proceso de secado real.

 

‘Aqua feed’ liderando el camino

Con el trabajo claramente por hacer para llevar la proteína de insectos a la producción de alimentos balanceados, el precio, la disponibilidad y no menos importante, la familiaridad de la soya es probable que la mantenga en el número uno como fuente de proteína por algún tiempo en el futuro. La excepción podría ser para alimentos acuícolas por varias razones.

La legislación está entrando en vigor. En julio de 2017, se autorizó en Europa el uso de proteínas de insectos en la alimentación acuícola y, según el IPIFF, posteriormente se han producido más de 5.000 toneladas de insectos en la UE para la producción de pescado.

Desde un punto de vista nutricional, los aspectos anti nutricionales de la soya han complicado el uso de la soya como la fuente de proteína ubicua3 para la alimentación acuícola, lo que requiere el desarrollo del llamado aislado de proteína para proporcionar una respuesta4. Los insectos pueden llegar a ser la proteína animal más barata disponible.

Aún más importante, dado que el aumento de la población mundial crea una demanda aparentemente infinita de pescado, es de esperar que la proteína de insectos pueda aliviar la presión sobre los recursos marinos finitos y ya en apuros que se utilizan actualmente para la harina de pescado.

 

Por Richard Mills

FOSS

Noviembre 25, 2020

 

Referencias

  1. https://ipiff.org/
  2. Tran, G., V. Heuzé, and H. P. S. Makkar. «Insects in fish diets.» Animal frontiers 5.2 (2015): 37-44.).
  3. The Sustainability Conundrum of Fishmeal Substitution by Plant Ingredients in Shrimp Feeds Sustainability 2019, 11(4), 1212; https://doi.org/10.3390/su11041212
  4. Effects of Replacement of Fish Meal by Soy Protein Isolate on the Growth, Digestive Enzyme Activity and Serum Biochemical Parameters for Juvenile Amur Sturgeon, Asia-Australian Journal of Animal Sciences 012 Nov; 25(11): 1588–1594. doi: 10.5713/ajas.2012.12192

Contáctenos para más información


  • Kjeltec™ 9 Analizador

    "Sistema de destilación y titulación totalmente automatizado según el método oficial Kjeldah"

    Leer Más

  • NIRS DS3 Analizador para piensos

    "Tecnología NIR para probar humedad, grasas y proteínas o parámetros más exigentes como amin"

    Leer Más

  • NIRS DS3 F

    "El NIRS™ DS3 F utiliza tecnología NIR óptica de alta precisión para ofrecer el mejor rendi"

    Leer Más